miércoles, 15 de enero de 2014





La vida te prepara para cosas grandes. Hay que ser fuerte. Fuerte.

jueves, 14 de noviembre de 2013

No sé si se puede escribir estando contento, probablemente se pueda pero explicar nuestra felicidad se hace un poco más difícil que expresar la tristeza o la angustia. No se puede escribir tampoco cuando se está en un punto intermedio, creo yo. Siempre el impulso de escribir se da en este tipo de situaciones, como la que me ocurre a mí ahora. O por lo menos, así es en mi caso. Cuando estoy muy contenta me libera expresar en la plenitud en la que me encuentro, y, cuando estoy angustiada, también.
Y estos días míos, tan peculiares, en los que me replanteo absolutamente todo, días en los que cada pequeño detalle me irrita y molesta, en los que le busco el por qué y el motivo a todo y caigo en un bajón que puede durarme por un largo tiempo, o a veces duermo y se me pasa.
A veces siento que tengo que cambiar algo, ese algo no sólo se refiere a mi vida en general, en un principio sí es lo que pienso, pero capaz pensándolo bien ese algo sea interno; esa falla puede que se encuentre en mí... Cuando me pongo a pensar si el motivo de mi angustia o bajón es realmente serio entonces ahí me siento un poco peor porque me doy cuenta que el motivo no es tan grave o no debería molestarme tanto, porque existen miles de cosas más importantes y uno no puede darle el lugar a algo tan pequeño para que destruya algo tan grande.
Escribir, es a veces, lo único que hace que me sienta un poco mejor. Poder liberarme y expresarme, me hace bien. Y tal vez el problema no sea tanto expresarme sino sincerarme conmigo misma. Y eso puede que me cueste. Conmigo, y a veces, aunque me cueste admitirlo, con los demás.

miércoles, 30 de octubre de 2013



Because nothing makes me happier 
                                                       And nothing makes me sadder 
Than you
Just break free.