lunes, 15 de septiembre de 2014

Las almas puras e ingenuas se infectan de angustia, dolor y remordimiento en un mundo donde la maldad reina y la bondad se queda arrinconada en una pequeña habitación.

miércoles, 27 de agosto de 2014

Sé que tengo un carácter jodido. Siempre lo supe. A veces intento luchar contra él, pero muchas veces me vence. Tengo el defecto de ser muy impaciente, a veces poco tolerante en ciertas situaciones, pero sin embargo existe algo en lo que creo que sí me destaco: Soy muy sincera. Conmigo misma, y con el resto. Me gusta que lo sean también conmigo. Acepto la realidad, tan fría y gris como puede llegar a ser, las cosas como son, por más duras que sean. Creo fervientemente en mi verdad, confío mucho en mis convicciones y en mi sentido perceptivo. Por eso discuto, por eso choco, por eso me indigno con tanta facilidad. Creo tanto en mí, porque me oigo tanto, aunque a veces quiera callar. Será porque lo fui aprendiendo, o la vida misma me habrá obligado. Mi mente me fue preparando, educando, fortaleciendo. Me puedo tropezar con el mundo y enfrentar a cualquiera, porque me siento tan sabia, tan tan sabia en cuanto a mí misma. A veces en cuanto a la vida. Siento que tengo un pensamiento un tanto inusual para otros. Una manera de ver las cosas de modo diferente. Creo en mí y en mi mundo, y no hay nada ni nadie que pueda tirarlo abajo.

lunes, 21 de julio de 2014

Friends day.

Otro 20 de Julio para reflexionar mucho... Es necesario que además de festejar, semejante fecha sea aprovechada para pensar. Y es que, todos los años cuando intento pensar quiénes son verdaderos y leales hacia mi persona de repente entre una pequeña risa y un tanto de indignación me doy cuenta de que muy pocos... o a veces nadie. Y en ocasiones intento encontrarle una razón a ciertas actitudes, una explicación lógica que pueda hacerme entender por qué a veces la gente es tan cagadora (perdón la palabra, pero es esa). Pero no, querida María Eugenia, el problema no son los otros, el problema sos vos, que intentás entender y pretender que los demás hagan lo mismo que vos posiblemente harías. Y ahí es cuando cuesta. Cuando probás hasta el cansancio meterte en la mente del otro y fijarte en qué estaría pensando cuando actuó así; y en por qué la gente echa tanto a perder las cosas, en por qué las personas son a veces tan desleales y tan deshonestas.
Hoy en día me considero un poquito más sabia que el año anterior. Otra fecha para aprender y seguir aprendiendo. Para reflexionar sobre los demás, y más importante, sobre mí.

Just break free.