sábado, 30 de enero de 2016

caída de la flor

Se miraron.
Quiso emitir un sonido, pero a pesar de su patético intento, sus ojos decían mucho más: existía un universo paralelo en ellos, un misterio profundo que carcomía su frágil alma por dentro; algo sumamente difícil de explicar, de esas miradas complicadas de describir, de esas que sólo pocos logran comprender, y sólo aquellos que observan profundamente pueden develar.
Pero de pronto, en un instante y como por arte de magia, lo supo. 
Rieron.
Y jamás se volvieron a encontrar.

miércoles, 6 de enero de 2016

No existe algo tan triste en este mundo tan hipócrita como el ser prisionero de una falsa amistad; o algo tan inmensamente vacío como el ser cómplice de un abrazo forzado o de una sonrisa que poco posee de real.
El tiempo puede sanar, pero es que simplemente a veces pareciera solamente ser un indicador constante e insoportablemente inevitable de los más profundos y oscuros recuerdos
Just break free.